DREAM.....

lunes, septiembre 20, 2010



Como ya dije en un post anterior, el dormitorio es considerado nuestro refugio personal, el lugar que debe hacernos sentir muy cómodas y a gusto, asi que para ello, es imprescindible que este cuente con nuestro toque personal, así conseguiremos el máximo confort.

¿Pero como acertar? Piensa y define cuál es tu estilo favorito, para así elegir acertadamente las piezas de mobiliario y los complementos que impriman carácter a la decoración de tu dormitorio, así como los colores, complementos, etc....





- Estilo clásico actualizado.
Para un dormitorio clásico actualizado apuesta por la simetría y los tonos neutros, con muebles clásicos de maderas nobles o decapados, y el cabecero tapizado o de rejilla. Viste la cama con tejidos de ricas texturas, juega con la superposición de piezas de distintos colores y texturas agradables al tacto, cuadrantes, cojines, edredón, colcha, etc...y coloca un manta o plaid a los pies.







- Estilo moderno y urbano.
Si te gusta el estilo moderno y urbano, elige tonos neutros que potencien la luz y amplíen el espacio, y decora con pocas (pero muy bien escogidas) piezas. Destaca la pared del cabecero, concédele todo el protagonismo forrándola con un papel llamativo, con tela o con un panel decorativo, también puedes pintarla en un color diferente al resto de la habitación y colocarle vinilos.

Juega con contrastes de estilos, texturas y colores, por ejemplo, puedes incluir mesas nido a modo de mesilla de noche, una mesilla de noche de espejo (como las que se llevaban en los años 30)o una pieza vintage, que proporciona un toque moderno y original, pero con cierto aire retro. Viste sutilmente la ventana, para acentuar la sensación de un espacio diáfano, un panel japonés o un estor te quedaran perfectos.









- Estilo rústico y contemporáneo.
Para una decoración rústica y contemporánea, utiliza solo materiales y tejidos naturales. Apuesta por la madera en muebles y complementos (mejor si estos son artesanales), elige las telas en tonos claros, lisas, a rayas o con flores y cuadros pequeños. Viste la cama con butís, edredones o colchas gruesas. También puedes recuperar un mueble antiguo, como una clásica cómoda o un baúl, y darle un toque diferente con colores atrevidos o acabados decorativos.







You Might Also Like

7 comentarios

Subscribe